Espiritualidad y cotidianidad




Aquello que encerramos en un concepto se limita, por eso cuando queremos describir a los Registros Akáshicos muchas veces y sin querer los encasillamos en conceptos místicos.

Lo místico no es malo. El misticismo fue la vía que esta disciplina transitó para sobrevivir a lo largo del tiempo y de muchos nombres. Lo místico y oculto siempre generó interés en el hombre en épocas en las que se creía que la interpretación de los mensajes del Akasha, de la Fuente, del Gran Espíritu o de Dios o Dioses - según la cosmovisión de quien interpreta -, era para unos pocos elegidos y los mensajes eran encriptados, misteriosos..

Hay una necesidad de trascendencia en el Hombre a la que yo llamo Inquietud, y que lo impulsa a la búsqueda de algo fuera de sí mismo. Y esta búsqueda de un Despertar nos guía, paradójicamente, a la comprensión de nuestra Humanidad que en vez de llevarnos afuera nos hace entendernos más, y nos ayuda a ver que en realidad no hay nada que trascender, sino tomar conciencia del Aquí y Ahora, que estamos completos tal como somos.

Integrar a nuestra divinidad, o al menos escucharla, nos hace mejores humanos. Y en nuestra mejor versión podemos co-crear mejores experiencias. De esto se trata.

Recordar el para qué elegimos venir a la vida encarnada es uno de los descubrimientos más maravillosos que puede brindarnos una lectura de Registros Akáshicos, porque permite la unión amorosa con el planeta, con nuestro cuerpo y con el propósito como especie. Nos hace más concientes de nuestros dones y derechos pero también de nuestras responsabilidades para con nosotros mismos, con nuestros semejantes, con el planeta y con el resto de las especies como un Todo indiscutido.

Y si bien estos temas son profundos e importantes, no nos distraen de otros temas que hacen nuestro día a día, lo cotidiano, y que también podemos abordar en una lectura de Registros. Por ejemplo cuando se atraviesa la violencia en cualquiera de sus expresiones, o de relaciones o rupturas dolorosas, o de crisis emocionales, o cuando no se encuentra una forma de encajar en el mundo, o no se siente suficientemente valorado en su trabajo o en el seno de su propia familia. O simplemente cuando no se está satisfecho y quiere un cambio de vida, una profesión, una carrera, una mudanza, iniciar un negocio… “¿Qué me conviene? O ¿Qué es mejor para mí en este momento?” se transforma en la pregunta más importante.

Hay un aspecto místico y filosófico que muchas veces motiva a un encuentro con Registros Akáshicos. ¿Pero pueden guiar en temas concretos y cotidianos? Claro que sí, siendo importante que la persona sea receptiva a la respuesta que le llegue, que muchas veces puede impulsarla a hacer cambios en su forma de percibir la realidad, lo cual renueva la energía, que no es poco. Y sin embargo, en ocasiones personas piensan que sólo pueden preguntar cosas de “fuera de este mundo”, y dejan fuera de una consulta lo más inmediato y persistentemente molesto de su día a día. Esto, claro está, es por desconocimiento.

La idealización de los Registros Akáshicos como herramienta ha llevado muchas veces a mistificarlos. Pero si comprendemos que el Ser Humano no está separado de su Ser Divino, entonces los Registros Akáshicos como herramienta funcional al Servicio de ese Ser Completo, son integradores. Todo es Akasha. Nada está separado. En una consulta los temas son inclusivos: espiritualidad y cotidianidad. Porque así somos y es perfecto.

Entradas populares