lunes, 20 de febrero de 2017

Oracion para liberar votos y decretos



“Mediante el trabajo con los Registros Akáshicos, el ser se reúne con la consciencia perdida en el mar del olvido. Se libera de la fuente artificial que crea los condicionamientos. Se libera de sus jaulas; solo de aquellas de las que quiere liberarse. Se libera del sí-mismo entendido de forma egoísta. Conforma su ser físico de acuerdo al diseño original. Nutriéndose del alimento de la Fuente Primigenia que crea el elixir de la juventud eterna, el ser se libera del miedo a la muerte y comprende así su trascendencia. Los registros del Akasha son memorias que vuelven. El retorno al Origen o el retorno a la Luz, tal como lo veas en tu mente, es el enlace que siempre estuvo ahí, alojado en tí, esperando que enciendas el interruptor. Una gota de agua en el océano es una gota de agua y es océano. El que comprende esto ya se ha abierto a la Fuente.”
(Meditando con los Maestros)


Abrimos los Registros Akáshicos para elevar conciencia, para sanar heridas emocionales, y para liberar patrones, acuerdos, votos y decretos que ya no son necesarios en la encarnación actual. Para liberarnos de ataduras mentales en la forma de creencias y prejuicios; para liberarnos de estructuras morales que hayan  definido una personalidad discordante al propósito que hemos traído a esta vida. Abrimos los Registros para reconectarnos con nuestro Origen.

Cuando hablamos de votos o decretos, también llamados “votos kármicos”, nos referimos a promesas hechas en otras vidas. Se trata de promesas, juramentos, por lo general de carácter religioso, que en nuestro Aquí y Ahora producen ataduras que nos impiden avanzar.

Liberar decretos es una de las tomas de conciencia más fuertes que existen y produce fuertes sacudidas energéticas. Cuando soltamos promesas hechas en algún plano, se libera un gran flujo energético que necesita tiempo para equilibrarse. Es como soltar lastre o un freno de mano. El salto, necesariamente, se va a sentir. Por esta razón, es un trabajo individual, voluntario, y nadie puede hacerlo por nosotros. Los efectos que pueden sentirse por un lapso breve son: a nivel físico puede provocar mareos, pérdida de estabilidad, sueño, baja presión, sensación de ir flotando, bostezos. A nivel mental, desorientación, olvidos. A nivel emocional, llanto, angustia, sentimiento de muerte, de pérdida, sensación de vacío. Esto se produce porque el ser se está limpiando, se está calibrando con su formato “de fábrica”.

Es muy importante saber que los Registros Akáshicos nos habilitan la información en la medida que podemos ir internalizando este proceso de ir soltando, es decir que van junto a nosotros y a nuestro propio ritmo.

La oración que comparto la recibí en una sesión de RA y bajó tal como la transcribo. Como practico habitualmente  Ho’oponopono, combina con las palabras llave de la técnica hawaiana.  

Oración
 
“Me libero de todo acuerdo, voto o decreto
Que yo haya creado consciente o inconscientemente
en esta u otras vidas,
Y que me haya sometido a voluntad, persona o situación
Ajena o contraria a mi propósito evolutivo
En esta encarnación.
Lo siento, perdóname, te amo, gracias.
Gracias, gracias, gracias.”

Esta herramienta nos despierta a una nueva realidad consciente que tendremos que aprender a observar con nuevos ojos, asumiendo que cuando soltamos nuestras capas (como las de la cebolla), estamos en realidad liberándonos de partes de lo que creíamos ser.


 

viernes, 10 de febrero de 2017

Decálogo personal



Sugerencias para movernos dentro de los Registros Akáshicos.



Abrir los RA con sumo respeto y disposición impecable en cuerpo, mente y alma. Unificando criterios, siendo coherentes entre lo que pensamos y actuamos, somos impecables. Los preceptos de impecabilidad deben ser parte de nuestro cotidiano. Los lectores de los Registros Akáshicos están al servicio de un Bien Mayor y esto puede ser requerido en cualquier momento y en todo momento. La impecabilidad ha de ser entonces un estilo de vida.

Crear nuestras preguntas.
Esto significa que para la apertura de los Registros Akáshicos debe haber un propósito. Los RA no son un parque temático, ni turismo aventura, ni viajes astrales, ni “vuelos” en naves galácticas. No es adivinación. Debe haber un genuino interés por profundizar en aquellos aspectos que en el Aquí y Ahora nos permitan evolucionar.

Paciencia y Perseverancia. ¡Virtudes de los Dioses! Puesto que nuestra Divina Frecuencia conoce los pormenores de nuestra existencia, hemos de confiar en su infinita sabiduría y adaptarnos a los procesos y tiempos de nuestro Espíritu, que no siempre van al ritmo de nuestras ansiedades mundanas. Crear una relación sólida y fructífera con los RA lleva un tiempo indeterminado y único para cada uno de nosotros. Sólo sabemos que “quererlo todo y ya” no va con el espíritu de un ser en consciencia.

Maravillarse ante la humildad y la simpleza de las respuestas que recibimos.
Es inocente y transparente la Consciencia que responde. Muchas veces nos da información que ya tenemos pero desde un aspecto diferente, desde un particular y elevado punto de vista. Toda la información que baja en los RA nos instará a abrirnos caminos, a empoderarnos, a responsabilizarnos, a iluminarnos y a superarnos. Todo aquello que tienda a hacernos asumir un rol sumiso frente a una figura de “autoridad celestial”, o que solicite que le obedezcamos con fe ciega, deberíamos cuestionarlo.

Imprevisibilidad. A veces cuando canalizamos puede llegarnos información que no solicitamos, que puede ser para nosotros o puede ser para alguien más. En este último caso es importante actuar impecablemente; esto es recibir la información y no retenerla. Entregarle a la persona el mensaje, pero siempre y cuando ésta así lo quiera. Darle la información sin que ella la haya aceptado previamente es violentar su Libre Albedrío, aunque es poco probable que en estas circunstancias la persona se niegue a recibirla. Si la información le llegó, es porque está lista para hacerla consciente. Pero el consentimiento es fundamental y no corresponde violentarlo.

Mantenerse curiosos y activos. Instruirse, leer, cultivarse, nutrirse. Nuestro Espíritu se alimenta de las experiencias de la vida. Nuestras experiencias asimiladas e integradas se añaden como volúmenes a la Gran Biblioteca que es la Mente Universal, la Fuente, para que todos los seres planetarios y celestes se nutran de ellas. Aquel que evoluciona y comparte en la Gran Red del universo proporciona alimento y vida a sus hermanos y a la Gran Consciencia, porque somos Unidad. Nada está separado. La vida nos ofrece vivencias que nos ayudan a comprender esto. La integración es Alma del Cosmos, el Corazón de Dios, la Fuente de la Vida. El conocimiento es el soplo vivificador que activa los hilos y distribuye la esencia vital. En la Mente Universal, el conocimiento es como la sangre que corre por las venas hacia el cerebro y lo mantiene vivo y evolutivo.

Responsabilidad. En esto aplica el sentido común que nos ayuda a resaltar la tarea de leer los Registros Akáshicos para otros. Ser responsable es ir con la Verdad por delante en cuanto a lo que son los RA y lo que no son. En cuanto a lo que los Maestros pueden hacer y en cuanto a lo que no pueden hacer. No son salvadores de la humanidad, sino que vienen a entregar herramientas que la humanidad ha solicitado para salvarse a sí misma. Entendiendo por “salvación” que es un concepto equivocado o mal entendido de lo que en realidad es el Despertar de la Consciencia.

Los Maestros Akáshicos. Amorosa y respetuosamente los Maestros nos instan a abrir las mentes y reflexionar sobre estos temas, y además a contrastar y evaluar en propia consciencia aquello que resuene. Dentro de los RA no hay humanidades divinizadas ni divinidades humanizadas. Conceptos estos que hacen discernir que hay “salvadores”, y esto es importante remarcarlo, porque el empoderamiento y madurez de la humanidad sobrevendrá cuando esto se internalice: No hay salvadores. Estamos hablando de Espacio Cuántico y Energía Inteligente. El filtro que es planteado por nuestro sistema de creencias o cosmovisión va mutando, evolucionando y expandiéndose hasta que logra comprenderse a sí mismo como limitador, y aun así no ser impedimento para que la información llegue y se comprenda correctamente. Los Maestros Akáshicos no son superhéroes. Son facilitadores de una información que es nuestra y que nosotros mismos administramos en el grado vibracional que conocemos como Ser Superior. Nuestro Ser Superior es un bibliotecario y cada uno  posee una llave para ingresar al recinto. No hay exclusividades ni invitados “vip”. En el grado de consciencia adecuado, todos somos bienvenidos.

Pureza de las intenciones: el Corazón comanda. Este punto es importante y se hermana con la impecabilidad del primero. El corazón es el habitáculo de todas nuestras experiencias. Radica en el Amor la raíz de nuestra esencia. El ser humano necesita comprender y aprender, pero también necesita amar. El Amor es el alimento del Ser, el Amor Universal que radica en el corazón. Cuando ingresamos a los RA, éste se abre y el amor incondicional se manifiesta, enlaza con la Fuente y con Gaia - Madre y Padre / Cielo y Tierra -. Es gracias a este enlace que sabemos que la información que recibimos es acorde a los principios del amor incondicional, porque dentro de los RA nos vemos incapaces de sentir otra cosa. Todas las emociones discordantes se disuelven, se hacen a un lado para que podamos comprenderlas y sanarlas. Cuando el corazón comanda y las intenciones son puras y verdaderas, el espacio que nos rodea y nosotros mismos nos volvemos un templo sagrado en el que ninguna frecuencia discordante puede resistir o permanecer. Cuando las emociones negativas ganan la batalla (somos humanos y esto puede ocurrir), o cuando nos gana el cansancio, los RA cierran sus puertas. El corazón puro comanda el ingreso en el recinto.

Simpleza, humildad y amor por la tarea. Viajemos sencillos. Si estamos en este camino, los Guías nos recordarán el por qué y cuál es el propósito del Despertar. Pero por sobre todo, nos recordarán que nuestra primera misión somos nosotros mismos. En este espacio, aquí y ahora, nuestro compromiso es con nuestra propia felicidad. Entreguémonos a esta tarea si nos hace felices, y percibiremos lo demás como un gran regalo. Y eso será. Para leer los Registros Akáshicos no tenemos que hacer nada que no haríamos por nuestra propia evolución. 


Cuando trabajamos con los Registros Akáshicos podemos establecer nuestro propio “decálogo” o código ético. Es información que puede solicitarse y no tengas dudas que te llegará de una u otra forma. Esta es una información muy bella que fui recibiendo en mi trabajo personal y que releo constantemente porque me ayuda a volver  mi propio centro. Me recuerda el por qué de todo. Hoy la comparto en el blog porque siento que en estos tiempos de tanta apertura, le puede ser útil a alguien más. Espero que así sea.

Unos tips a recordar:

  • Hay una Verdad más allá de los sistemas de creencias que nos han inculcado, pero que hasta que los soltamos, éstos pueden ayudarnos a comprender e internalizar conceptos.
  • El Amor y la Sanación están implícitos en cada palabra, frase o silencio que recibimos.
  • Instruirse es una constante.
  • Los Maestros (Las Grandes Consciencias) no vulneran el Libre Albedrío de nadie, entonces tampoco lo haremos nosotros.
  • La teoría es válida como la entrada al camino, pero el camino se hace al andar. Los Registros Akáshicos nos invitan a vivenciar y experimentar. Ellos dicen “No te guardes como un libro a juntar polvo.”


Diferencia entre los Registros Akáshicos y las Canalizaciones



"Al hombre le fue dado un cuerpo físico por la Naturaleza al nacer. En algún lugar en él existe la chispa divina original, originada por Dios y que, una vez que se le reencuentre, ésta será su Espíritu Consciente".
Rodney Collin


¿Qué es canalizar? Se trata de una meditación a través de la que entramos en contacto con energía de alta vibración. Esta meditación permite lograr un estado expandido de conciencia, habilitando la recepción de información y así canalizar, ya que como la palabra lo indica, nos transformamos en un canal, una antena que recibe directamente desde la Fuente o de los Estratos Superiores.

¿Qué se canaliza? canalizamos mensajes provenientes del Yo Superior (nuestro Yo más elevado), el Yo Interior (el Alma) o de Maestros y Guías Espirituales que algunos pueden denominar Ángeles, Elementales, o Seres de consciencia muy elevada. Son energías que están allí para brindar apoyo a nuestro camino evolutivo, más allá de los nombres que les demos.

Las respuestas a determinada inquietud que recibimos en un sueño, las intuiciones o los momentos en que se nos “prende la lamparita” o “nos viene” la inspiración pueden ser con mucha seguridad canalizaciones espontáneas. Pero al hacerlas en forma consciente, es posible capitalizarlas de forma enriquecida, ya que recibimos la información requerida en el momento que la solicitamos e interpretarla sin perder ni olvidar nada (como nos ocurre muchas veces cuando soñamos).

Cuando canalizamos mediante la técnica de Apertura de Registros Akáshicos estamos entrando en un radio frecuencial mucho más elevado, contenido y protegido. Subimos unos cuantos pisos. El anclaje en la Luz nos permite tener la seguridad de que ninguna energía baja, negativa o manipuladora se filtrará en la información que estaremos recibiendo.

Es importante remarcar una y otra vez que no hay gurúes ni elegidos ni iluminados, quienes antiguamente tenían la “potestad” de estas herramientas. Hoy en día, sabemos que somos dentro del cuerpo que encarnamos una energía de alta frecuencia y que a medida que lo vamos recordando, el acceso al Conocimiento Akáshico está disponible y es cada vez más accesible.  Hay una Energía Inteligente y Amorosa que forma parte de todo y a la que todos podemos acceder. La Fuente está en permanente diálogo con nosotros y cuando estamos dispuestos, podemos escucharla conscientemente.
 
La Energía de los Registros Akáshicos pertenece a un plano de Asistencia. Dentro de los Registros ‘fusionamos’ nuestra mente con esta energía que denominamos Mente de Dios, Fuente o Akasha

Los Guías no piden devoción ni obediencia. Respetan el libre albedrío siempre. No juzgan y tenderán a enseñarnos a desarrollar una visión alejada de los juicios.



domingo, 5 de febrero de 2017

Qué son los Registros Akashicos



Desde el antiguo el hombre supo que conjuntamente con la materia, el universo fue co-creador de distintos espacios dimensionales visibles y no visibles, y también supo que las estrellas contenían información sobre su origen. Existen muchas maneras de entender ese “algo” que está más allá de nuestra realidad tangible, todas susceptibles de la interpretación que cada uno de nosotros podamos darle de acuerdo a nuestra cosmovisión. Este conocimiento ancestral ha sido guardado y custodiado a lo largo de las eras con muchos nombres, hoy lo aceptamos familiarmente en su término más usual y corriente como Registros Akáshicos.

 

La esfera de conciencia del universo está viva no solo en la materia detectada por nuestros satélites, telescopios y radares; también se halla en lo invisible, en el erróneamente llamado Vacío. Y es allí donde está la mayor riqueza, pues allí se guarda el conocimiento que los científicos buscan y que tratan de comprender (ahora sí) integrando conceptos de los antiguos a sus nuevas ecuaciones.

Los Registros Akáshicos son las Memorias de todo lo Creado, del universo y de todos sus habitantes. Estas memorias están codificadas en vibración, frecuencias, sonidos, colores, en la energía que conocemos como electromagnetismo..., confluyendo en algo que se configura como recuerdos de todas nuestras vidas, memorias celulares, biológicas, emocionales, mentales y que para entenderlos descodificamos en forma de imágenes, palabras y emociones. Esta información está contenida en lo que llamamos alegóricamente “Libros” guardados en una Gran Biblioteca. Como la información está retroalimentándose continuamente por nuestras experiencias, entendemos que se trata de Información Viva e Inteligente. Entonces, si imaginamos este espacio de conciencia como si fuera una gran biblioteca, cada uno de nosotros tiene allí registrado su nombre de acuerdo a la encarnación que está viviendo, y unido a este nombre se encuentra enlazada toda la línea de vivencias de encarnaciones pasadas, presentes y futuras (según nuestra forma lineal de entender el tiempo).

Nuestro sabio Ser Superior, como buen bibliotecario, es quien determina qué tipo de información es accesible ante nuestras consultas. Por ejemplo, cuando consultamos a las Memorias o Registros, si fuera pertinente al tema podemos obtener información de aquella encarnación que por correspondencia energética o por línea de aprendizajes estén vinculadas a nuestra encarnación actual. Los Guardianes y Maestros Custodios de los Registros son quienes nos reciben e instruyen cuando así lo solicitamos para resolver temas en algún aula específica, por ejemplo, si estamos preparándonos para rendir un examen.

En relación a cómo interpretamos la información que recibimos, no hay una única verdad revelada de la misma manera que no hay una única manera de conectar o ingresar a los RA; pero sí es inalterable el hecho de que se trata del espacio más sagrado, puro y verdadero al que podemos ingresar por nuestra vía conciente, o dicho de otra forma, lo más cerca que vibracionalmente estaremos de la Fuente estando encarnados. Es por eso que para ello se requiere responsabilidad, compromiso e impecabilidad. Una ética acorde que vibre lo más alto posible. Sin ello, no importa cuántos mantras ni meditaciones hagamos ni iniciaciones tengamos, los RA no abrirán sus puertas.

Cuando recibimos información de los RA, ésta es clara, sencilla y expresada en un lenguaje que podemos comprender.

Está orientada a destrabar bloqueos producidos por la incomprensión de determinados sucesos de nuestra vida, nos orienta a tomar control y responsabilidad de nuestras acciones.

Los Registros Akáshicos nos sitúan en el Aquí y Ahora, no proyectándonos al pasado a menos que necesitemos dar luz a un tema específico para sanarlo, y tampoco a un futuro que se sumerge en el océano de las variables y que está determinado a su vez por el libre albedrio.

No busca anticiparnos a las experiencias que tenemos que vivir, porque no hay concepto de “error”. La experimentación es, básicamente, por lo que encarnamos, es a lo que vinimos. Trabajar con los Registros nos ayuda a experimentar desde la conciencia, desde la responsabilidad, haciendo nuestras elecciones de la forma más sabia posible y por el mayor bien.


Bendicion Akashica

“Que la Paz esté contigo y con todos aquellos a los que Amas. Que el Sol salga cada día para darte Luz y Calor. Que un Abrazo te agua...