Ir al contenido principal

Soltar es recibir



Revisemos lo que hemos traído hasta nuestro presente, pero sin interpretarlo. Sin apego.  En la memoria guardamos registros de nuestro pasado y de nuestros muchos pasados. Comprenderlos es aprender desde la compasión, no desde la interpretación.

Siempre que sea el momento, la información llegará. Es preciso estar dispuesto a verla desde esta comprensión: “El pasado no me pertenece”. Lo Que Fue se muestra, no para ser juzgado ni para ser interpretado. Se presenta para ser observado, integrado y perdonado.

La visión de un pasado no llega porque sí, sino por correspondencia energética. Significa que nuestras experiencias presentes se asimilan en algún grado a cierto aprendizaje. La respuesta a un por qué puede estar en el pasado, pero lo veremos tan solo porque lo que se repite necesita trascenderse.

No aparece para justificar nuestros bloqueos, sino para tomar conciencia de ellos y activar mecanismos para liberarlos. Revisar es esto y por lo único que tienen sentido revisar. Hemos encarnado con un propósito, y para averiguarlo es necesario desapegarse, que no es desamorarse, ni desentenderse o insensibilizarse. Desapegarse es lo que hace al ser humano elevarse por encima de las emociones retentivas y el apego al pasado.

Cuando desapegamos, estamos listos para recibir las respuestas que nos ayudan a evolucionar. La comprensión nos lleva de regreso al Vacío del Todo.

Entradas populares de este blog

Preguntas frecuentes al momento de solicitar una lectura

Decálogo personal