Ir al contenido principal

"Amen su noche y aguarden los amaneceres"


"Desnuda las intenciones de tu corazón, hermosa humanidad. Expláyate entre la bruma de los acontecimientos con solícita actitud de encuentro. Provee esta época una maravillosa energía potenciadora de recursos como nunca antes pudo verse en esta encarnación.

Mis hermanos, apunten alto y enarbolen la bandera de la unidad/unicidad. Expongan sus puntos de vista, exprésense en armonía y renueven los lazos desde la acción benefactora de saber escuchar.

Observen las estrellas. Son tan dispares, diferentes. Densas algunas, otras más sutiles, de todos los colores y vibraciones frecuenciales. ¡Observen las estrellas, hermanos! ¿No ven acaso la belleza en tal diversidad? ¿No ven que ellas almacenan tanta historia en sus múltiples años, almacenan experiencias tan vastas, y aún así forman parte de un universo tan joven y prometedor?

Las estrellas componen un espectáculo que explica casi todo al hombre. Le dice todo, todo está allí, en la observación de ese comportamiento. “Como es arriba es abajo” dice el antiguo maestro, y así es. Escuchen la voz que surge desde lo más profundo de su Ser ahora y aquí. ¿Qué dice esa voz? ¿Acaso los impulsa a la unión o a la separación? ¿Los impulsa a brillar o a menguar? ¿Esa voz los hermana o los aplasta? Renueven los filtros si la voz es discordante con la voluntad de su Ser, pues éste es parte de esa Luz que llaman Fuente, y la Fuente como creadora de todo lo que es ha dispuesto que hermanados estamos con las estrellas. Con ese universo vasto que observan lejano pero ahí  está, en ustedes. No hay separación cuando comprendemos que toda la existencia anida en la simple voluntad de existir, de Ser. Así fue dispuesto.

Observen sus atardeceres y amaneceres. Luz espacio/tiempo entre vidas. ¡Qué brillantes son los soles de sus amaneceres! ¡Qué piadosa es la estela dorada de sus atardeceres! ¿Ven acaso la belleza en estos paisajes? ¿Qué dicen de ustedes estos paisajes? Reflexionen sobre esto, pues son manifestaciones de ustedes mismos. No están separados, forman parte de él.

Luces y oscuridad. Amor en expansión redescubre todos los rincones del Ser y evidencia esos huecos en donde el amor no ha llegado. ¡Se hace la luz! Y pone en evidencia aquello que deben aprender a amar de ustedes, de todo. El paisaje que los rodea es una manifestación de ustedes, no están separados de él.

Observen la noche con el mismo amor que a las estrellas y a los soles, porque esa maravillosa oscuridad clama por un espacio en su consciencia, por una cuota de amor negada. Esa noche también es parte de ustedes.

Amados hijos, qué exigentes son con ustedes mismos al negarse la posibilidad de abrazar su noche sin estrellas. No lo sean, queridos. Ámense sin condiciones. Amen su noche y aguarden los amaneceres, las doradas albas que llegarán inexorablemente.

Son parte de un maravilloso paisaje creado una vez desde el amor más puro, ¡y todos los matices tienen tanta belleza! Disfruten y amen en esa contemplación su propia grandeza. Bendecidos sean en esta hora y todas las horas, en todos sus días y épocas."

Canalizado el 6 de diciembre de 2015.

Entradas populares de este blog

Preguntas frecuentes al momento de solicitar una lectura

Decálogo personal