“Solo en Sinceridad se abre la puerta de la Completud Sagrada”



"Libertad y Amor. Presencia y Amor. Luz y Ser.
Amor no es condicionar el corazón a la expulsión de los aspectos menos puros, sino a elaborar un espacio de consciencia que permita expresarlos y transmutarlos.

Trascender el dolor implica hacerle frente a ese dolor. Catalizar la transmutación es hacerse uno con ese dolor. Lo que produce ese dolor es ante todo parte de un recuerdo o una presencia muy cercana en el corazón. ¿Cómo ignorarlo?
Si duele, reclama presencia, consciencia. Negar la realidad no es el camino de la cura de ese dolor, sólo lo elude. 

¿Cómo sanar un corazón dolido? En la aceptación y en la consciencia. Decirse a sí mismos que el dolor es real, que se hace carne, y permitirse la sanación consciente desde el Amor. El Amor Eterno-Completo es el que parte de uno mismo hacia uno mismo. Ese es el amor que luego se proyecta y se comparte. Un corazón partido por el dolor no puede amar más que a medias.

Permítete a ti mismo, Corazón Dormido, comprender esto; pues es necesario para sanar. Límpiate de espacios que nutren el dolor, retírate de los pensamientos que alimentan ese dolor. No requieres eso en tu sanación, solo la consciencia de que el dolor está presente y requiere tu atención para darle una solución. Una respuesta. En silencio, pregúntate en tu interior qué respuesta le darás a ese dolor. Qué está esperando de ti. Materializa luego una acción que te ayude a completar el ciclo de sanación.

¿Qué será lo que el corazón tiene guardado para ti en esta jornada? Dependerá escucharlo en vez de hablarle. Comprendes? Si en silencio estás, algo puede enseñarte. Pero debes hacer silencio. Deja de aleccionarlo, deja de pretender domarlo o silenciarlo. Tiene algo que decir tu corazón. Hermano, tiene algo que decir tu corazón. Permítele participar en su propia sanación. Expresar su dolor es parte de ello. Dale ese espacio. Permíteselo. Permite decir y aceptar ese dolor. Solo así la sanación bañará sobre él la dulce esencia dorada de la Completud Sagrada. Solo en Sinceridad se abre la puerta de la Completud Sagrada.

Limpios, sin engaños, sin negaciones. Sinceros con el corazón y consigo mismos. Practicar este ejercicio en silencio. Sinceridad es la puerta y el corazón es la llave. La sinceridad es apenas una señal de apertura, pero no es la Apertura. Solo es el camino que llevará a la Apertura."

Canalizado el 14 de diciembre de 2015.