Ir al contenido principal

Canción de los soles renacidos



“Amanece en el horizonte y la luz envuelve la alborada,
Crece el Sol en el cielo y el Ser responde a la llamada.
“Ama y vive” le dice el sol, y el Ser danza.
Regocija en su alma y se llena de júbilo,
porque el sol le ha hablado.

Las luciérnagas en la noche anticipan su labor
Que es iluminar a los perdidos cuando no está el sol.
El Ser las descubre y las alaba,
Saluda a sol interior de cada una,
porque ellas guían su camino
cuando aún no ha amanecido.
Y descubre el Ser que el sol sale al amanecer,
pero en la noche duerme en su interior.

Luciérnagas amorosas que entre todas se iluminan.

Amanece en tu corazón hoy, porque el sol renacido está.
Bienvenida le damos a la luz y danzamos, danzamos!
Para que no nos abandone el sol interior.
Que nunca nos deje ya.
Vibran los tambores que señalan que el Ser ha despertado,
Ha salido ya el sol en su interior.
Danza, danza ya!
Sol jubiloso, danza!

Iluminemos entre todos cada amanecer.
El sol está aquí, la luz dorada danza,
Danza, danza ya!
La canción de la Nochebuena, canción del Solsticio,
La canción de los soles renacidos."

Sucede en esta hora un acontecimiento humano que ilumina los corazones. Enérgicamente serena, es una energía que expande luz y armonía. Genera entusiasmo y amor. Promueve la hermandad y extrae de cada Ser lo mejor. Porque el sol activa en cada uno la llamarada interna que ilumina todos los cuerpos, renueva lazos con los acuerdos, renueva lazos con los hermanos etéreos.

Los festejos de este tiempo advierten en el hombre la necesidad de reconectarse con algo sagrado. Envuelve de sacralidad sus acciones, si bien comprende que lo sagrado hecho carne ha de ser su propia existencia. Ya no hay cuentos remotos de otros que son dioses mientras el humano sólo contempla y adora. Ahora, benditos, saben que el Amor Eterno es parte de cada uno y entonces la celebración simbólica del Sol Renacido es para despertar la sacralidad en cada uno de ustedes. En cada evento sagrado se simboliza esta llamada. La danza eleva el espíritu, eleva frecuencia, cantar y danzar los conecta con esa energía solar. El espíritu busca alcanzar su propia iluminación. Como es arriba es abajo, benditos sean en Luz.

En Luz se expanden los corazones que elevan su mirada al cielo y en acción expanden su luz en la Tierra. Dicen los antiguos poetas que la luz llegó un día a través de un hombre que nació. Decimos hoy en esta hora que ese hombre nació mucho antes y después y durante. El hombre-luz, la humanidad divina, el dios humano es una plegaria de unión, de re-conexión, perfecto enlace, recuerdo, despertar. Que el sol en sus corazones recuerde en cada uno de ustedes que esa luz es parte de la divinidad, que celebran su propio nacimiento como humanidad divina. De eso hablan los cuentos a través de la historia. Descubran en ustedes la verdad de esa historia. Descubran y despierten, que ha amanecido. Amados hermanos, ha amanecido. Benditos sean.

Canalizado el 23 de diciembre de 2015.



Entradas populares de este blog

Preguntas frecuentes al momento de solicitar una lectura

Decálogo personal